¿Y si el abogado de Xenses invocará la desviación del curso causal?

en Playa del Carmen

 

Las 17 horas de sobrevivencia del pequeño Leonardo en Xenses y la interferencia del padre que pudo haber empeorado la situación

*La interferencia del padre en las maniobras médicas no son recomendables por el Consejo Médico por la falta de objetividad*

En el trágico hecho del parque Xenses contamos hasta ahora con una sola versión, la del cardiólogo Miguel Ángel Luna Calvo, padre del menor Leonardo.

Esta semana el abogado del grupo Xenses empezará a hablar con los medios para mostrar la otra versión de manera detallada, minuto a minuto.

El jueves en una entrevista con un diario nacional, Elizabeth Lugo, directora ejecutiva de operaciones parque y tours, declaró que la tragedia se derivo de un error humano al no colocar una tapa en el ducto por el que fue succionado el menor.
Sin embargo, negó que se le haya obligado al padre a firmar un perdón. Afirmó que están colaborando con las autoridades para llevar a cabo la investigación pertinente.

De entrada, el menor salió vivo del parque en el que su estadística de accidentes es casi cero a pesar de los miles que a diario llegan en Xcaret, Xelha, Xplor y Xenses desde la operación de Xcaret desde hace 30 años.

¿Cuantas horas estuvo vivo el menor desde Xenses hasta que murió en el hospital? 23 horas.
En derecho se conoce como desviación del curso causal lo que el doctor Luna Calvo dice que hizo, interferir en el auxilio con maniobras.
Hasta ahora todos los actores de este lamentable drama han callado por
prudencia, no así el padre del menor.

¿Tendrá alguna razón específica
(fuera del dolor natural) para atacar y denigrar públicamente a empresarios
del estado de Quintana Roo?
Los que conocen verdaderamente la realidad y el contexto en el cual se dio
este desafortunado accidente, preparan una agresiva respuesta jurídica que, tal vez, meterá en problemas al principal protagonista y acusador.

Lo cierto es que el menor de edad salió con vida del parque y que durante
su traslado y estancia en un hospital privado de Playa del Carmen, el padre
intervino e interfirió en su atención médica, lo que, de acuerdo al código de
buenas prácticas médicas del consejo médico general y la mayoría de los
códigos de ética, no es recomendable, ni ético, ni mucho menos profesional cuando se trata de un familiar, ya que esto puede influir en su juicio médico profesional ( falta de objetividad), por lo tanto cabe preguntar, si el estado de emoción en el que se encontraba (el padre),
aún cuando tenga toda la experiencia del mundo, ¿le permitía pensar y
actuar con claridad?, lo hacía con el mejor conciencia profesional? ¿es
sensato hacer a un lado a los expertos en técnicas de urgencias médicas e
intervenir él directamente en la maniobras de reanimación?
¿Como familiar, era conveniente intervenir en los procesos médicos practicados en el
hospital?. Y muchas preguntas cuyas respuestas meterían en problemas a
cualquiera, entre ellas, una muy importante, ¿por eso le suplicó a la
ministerio público que no se practicara la necropsia, para que no se
descubriera algo que él como experto médico sabe?
En fin son las autoridades las que tiene que resolver este drama, lo cierto
es que públicamente a manifestado que interfirió en los procedimientos
tanto médicos como legales, lo que se presume profesional y éticamente
incorrecto y desvía el curso causal, es decir, en una de esas, hasta Xenses puede alegar ante el juez que el menor murió por malas prácticas hospitalarias que no pudieron salvar la vida, incluso por la actuación del padre con la carga emocional dolorosa que pudieron empeorar el hecho.

PD. El certificado de ahogamiento expedido por Amerimed el padre lo lo presentó tal cual y la agente del Ministerio Público al no haber huellas violencia, pues ….será importante la necropsia en los próximos días.

Pedro Canché es un periodista independiente y fundador de Pedro Canche Noticias. El ha sido perseguido por el Gobierno Mexicano por darle voz al pueblo indígena Maya y los campesinos del Quintana Roo. Pasó 9 meses en la cárcel en un caso de persecución politico que Reporteros Sin Fronteras llamaban absurdo. "Podrán encerrar el cuerpo humano pero nunca podrán encerrar la libertad de expresión." dijó Pedro Canché.