Inició la construcción del tramo cinco del Tren Maya, que generará empleos y reactivará la economía de la región: Carlos Joaquín

en Cancún

*Junto con el presidente Andrés Manuel López Obrador, el gobernador de Quintana Roo participó en el banderazo de inicio de la obra
*“Es mucho más que una obra de infraestructura, en realidad representa un nuevo paradigma”, dijo Carlos Joaquín

Cancún. – “El proyecto del Tren Maya es mucho más que una obra de infraestructura, en realidad representa un nuevo paradigma”, expresó hoy el gobernador Carlos Joaquín al participar, con el presidente Andrés Manuel López Obrador, en el banderazo de inicio de obra del tramo cinco del Tren Maya.

 

El gobernador de Quintana Roo explicó que el tramo cinco es de importancia estratégica, porque Cancún es una potencia turística y seguramente será la ventana del Tren Maya al mundo.

 

Además, añadió Carlos Joaquín, la ruta Cancún-Tulum tiene mucho que aportar al proyecto integral, porque representa la perspectiva moderna y vanguardista del origen ancestral regional y esto es parte esencial de la visión estratégica para unir y desarrollar, con progreso e identidad, al mundo maya mexicano.

 

“En Quintana Roo, estamos listos para hacer la parte que nos toca”, enfatizó Carlos Joaquín al destacar que la fortaleza social y turística de los quintanarroenses da contexto al evento de inicio de obra del Tren Maya.

“En Quintana Roo, nunca bajamos los brazos. Día tras día, vamos luchando por mantener la contención del contagio de covid-19 y, paralelamente, avanzamos en la reactivación del turismo y las actividades productivas. Hemos recuperado bastante bien la frecuencia de nuestros vuelos, nuestra capacidad hotelera está volviendo a crecer y nos falta todavía el retorno de los cruceros, cuya expectativa está para mediados de este año”, precisó el titular del Ejecutivo.

El tramo cinco, que va de Cancún a Tulum, se dividió en dos. La parte norte, que estará a cargo de ingenieros de la Secretaría de la Defensa Nacional, y la sur, que construirá el consorcio Grupo México y Acciona.

La parte norte, de Cancún a Playa del Carmen, será un viaducto ferroviario de 49.8 kilómetros de longitud, de doble vía electrificada y soportada sobre una estructura elevada de 10 metros de altura, de concreto reforzado con base de columnas, capiteles y vigas.

Limitará las afectaciones a los pobladores, negocios y visitantes al reducirse los niveles de ruido y vibración, gracias al sistema electromotriz, la sustitución de durmientes y balastros por un sistema de vía de placa.

Sobre el ducto elevado, correrán los trenes de pasajeros y carga con velocidad estimada de 160 y 100 kilómetros por hora, respectivamente.

De acuerdo con las explicaciones, la vía doble elevada será dotada de trenes panorámicos que permitan a los pasajeros disfrutar la belleza del mundo maya, a través de las mejores vistas del azul turquesa de sus costas y del verde infinito de sus selvas.

El subtramo sur, de 60.3 kilómetros, se ubica en una zona por la cual transitan año con año millones de visitantes de todo el planeta.

Este tramo representará una alternativa de transporte moderna, eficiente y segura entre Playa del Carmen y Tulum, una de las regiones de más desarrollo turístico en México y sin duda en el mundo.

Por ello el énfasis que se ha puesto en el máximo cuidado hacia el medio ambiente, siendo un claro ejemplo el hecho de que el tren sea eléctrico de doble vía.

El presidente López Obrador explicó que la decisión de autorizar la construcción del viaducto ferroviario elevado, tipo segundo piso, se tomó para evitar afectaciones en la región de más auge turístico, con cierres de vialidad, desviaciones, congestionamientos, y hacer más daño del causado ya por la pandemia.

“Esto va a ayudar a integrar el sureste, a Quintana Roo, porque hay una gran diferencia entre el sur y el norte. En el sur hay más abandono, más pobreza que en el norte de Quintana Roo, aquí en el mismo estado” añadió el presidente López Obrador.

 

Pedro Canché es un periodista independiente y fundador de Pedro Canche Noticias. El ha sido perseguido por el Gobierno Mexicano por darle voz al pueblo indígena Maya y los campesinos del Quintana Roo. Pasó 9 meses en la cárcel en un caso de persecución politico que Reporteros Sin Fronteras llamaban absurdo. "Podrán encerrar el cuerpo humano pero nunca podrán encerrar la libertad de expresión." dijó Pedro Canché.

Lo último de Cancún

Ir Arriba