Licertoon, mi amigo Julio Villeda El Lobito

en Internacionales

Licertoon, mi amigo Julio Villeda El Lobito

Por Jack Ling

En la frontera México-Belice en la capital de Quintana Roo, Chetumal, Julio Villeda, el dibujante conocido como Licertoon, pasó las elecciones estatales de 2016 buscando trabajos impares para pagar las facturas. Durante casi dos décadas navegó con éxito las aguas traicioneras para dibujantes políticos en el Caribe Mexicano, diciéndome » Soy como un torero con una capa roja, uno de estos días me iba a encantar.» En los 90 ‘ S, durante la administración del gobernador Mario Villanueva, algunos matones con pistolas en caderas fueron publicados fuera de su casa familiar. Licertoon, ningún extraño a la persecución, tomó lástima de los matones del gobierno sudando en el calor del Caribe, y ofreció a cada uno un refrescante vaso de jugo. El Gobernador Villanueva fue encarcelado más tarde durante 11 años dentro de un Supermax de EE. UU. por lavar dinero del Cartel de Juárez. Durante la administración del sucesor de Villanueva, el gobernador Hendrix, la casa de Licertoon fue rota y sus discos duros fueron robados. Un amigo del dibujante trabajando para la policía de Chetumal le imploró a dejar de hacer preguntas, el descanso no fue un crimen callejero común, y fue mejor que se mantuvo silencio. El día en que Licertoon fue durante el reinado del gobernador Borge después de que el dibujante político cometiese el crimen definitivo: dibujar al rotundo indomable Roberto Borge en forma de una bola de queso y circular. Poco después, ni un outlet de prensa en Quintana Roo compró los dibujos animados de Villeda y la repentina derrocha de la austeridad fiscal le golpeó fuerte. » La vida no es fácil,» me dijo, » pero el día en que agarro dinero del gobierno para ir en contra de la gente es el día que muera.»

Pedro Canché es un periodista independiente y fundador de Pedro Canche Noticias. El ha sido perseguido por el Gobierno Mexicano por darle voz al pueblo indígena Maya y los campesinos del Quintana Roo. Pasó 9 meses en la cárcel en un caso de persecución politico que Reporteros Sin Fronteras llamaban absurdo. "Podrán encerrar el cuerpo humano pero nunca podrán encerrar la libertad de expresión." dijó Pedro Canché.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

*